DIA 11 (25 de Julio)-Novodevitchiy y Lago de los cisnes

Acabamos de pasar nuestra tercera noche en Moscú y ya se atisba el final de nuestra visita a esta ciudad.

Hoy teníamos previsto visitar un monasterio (Novodevitchiy) en cuyos alrededores se encuentra el lago de los cisnes que inspiro a Tchaikovski para escribir la famosa obra, el famoso ballet que lleva el mismo nombre.

Hace un día fabuloso y llegamos en metro sin ningún problema. Encontramos rápidamente el monasterio cuya entrada es gratuita.

Maqueta del monasterio de Novodevitchiy

Antes de eso pasamos por el lago que hay al lado y el cual es el afamado lago de los cisnes. Es un lago pequeñito sin más y no hay ningún cisne.

El autentico lago de los cisnes

Tras estar ahí un ratito tonteando entramos al monasterio el cual esta amurallado. Al entrar hay un cementerio y los edificios se disponen ahí mismo.

Murallas del monasterio de Novodevitchiy

Hay algún que otro edificio interesante pero no entramos a ninguno y nos limitamos a pasear entre ellos observando el recinto.

Dentro del monasterio de Novodevitchiy Dentro del monasterio de Novodevitchiy 2 Zona nueva desde el lago de los cisnes

No había mucho más por ver ni tampoco teníamos mas interés así que salimos de allí hacia la parada de metro para dirigirnos a otro lugar. Iríamos hasta la zona de una de las universidades buscando un parque el cual tiene un mirador con unas buenas vistas pero tras mucho andar por la zona desistimos, hacia mucho calor y no encontrábamos el dichoso mirador.

Fuimos a la calle Arbat, esa tan turística, a comer a un restaurante que es una cadena de comida mas típica rusa llamada MY MY. Nunca más. Posiblemente el peor sitio de todos los que comimos. Además los dependientes parecían estúpidos o no se que problema tenían pero vamos, es de esos ejemplos de Rusos que les dan mala fama al resto. Total, que me tuve que conformar con comer lo que de mala gana pude pedir ya que no teníamos ni idea de que era cada cosa así que bueno.

Tras esta experiencia gastronómica semi traumática fuimos a comprar postales y sellos para enviar a la familia.

Tras mucho mirar encontramos una tienda de suvenires que vendía unas postales digamos aceptables y decidimos comprarlas ahí. Al pagar la chica nos ofrece también comprar los sellos y le decimos que si y ya matábamos dos pájaros de un tiro. Pero justo cuando vamos a pagar nos suelta una burrada de precio. Me quede perplejo y le pedí que me dijese que valía cada cosa. Nos estaba cobrando los sellos al doble de precio de su valor real así que le dije que los sellos no los queríamos, era absurdo. Los sellos son como el dinero, si tienen un valor de 20 céntimos no se pueden vender por 40 céntimos, es una estafa.

Rápidamente encontramos una oficina de correos y compramos los sellos ahí al precio que tocaba y de paso escribimos y mandamos las postales.

El calor era increíblemente alto, nunca hubiera imaginado pasar tanto calor en Moscú, hablamos de mas de 30 grados. Así que nos pusimos a buscar un sitio donde tomar un café helado al que tanto nos habíamos aficionado hasta ese momento

Dentro del centro comercial de la plaza del ManegeEncontramos una cadena Rusa de café estilo Starbucks pero el sitio era un horno a pesar de ser fabuloso con sillones y todo muy bien decorado pero el calor era increíblemente alto. Antes de pedir nada nos fuimos de allí bajo la mirada de las camareras y nos metimos en un Starbucks muy a nuestro pesar pues no nos agrada ese local pero ni punto de comparación, nada más entrar te congelabas y estabas en la gloria. Así que ahí estuvimos un rato planificando y descansando esperando a que bajase un poco el calor.

Bajamos hasta la plaza del Manege y entramos en el centro comercial subterráneo que allí hay, cerca de la entrada a la plaza roja, y me compre unas bermudas.

Cupula en el centro comercial de la plaza del Manege

Tras un rato paseando decidimos ir a al estación de tren de donde se suponía que salía nuestro tren al día siguiente rumbo a Ekaterimburgo.Centro comercial subterraneo en Moscu

La estación es un lio, queríamos ver si había disponible consignas para dejar nuestras mochilas y así no tener que estar yendo y viniendo al hotel al día siguiente pero todo estaba en ruso y no sabíamos hasta que hora abrían las consignas y aunque preguntamos, nadie supo contestarnos así que desechamos la posibilidad de la consigna.

Estacion de tren Kazanskyi Estacion de tren Leningradskyi

Miramos los paneles de llegadas y salidas y aunque no vimos nuestro tren anunciado dimos por buena la expedición para situarnos y no ir a ciegas al día siguiente.

 

Bebida rusaAl salir compre una botella de algo que se me antojó seria la Coca-Cola rusa pero no, menuda desilusión. No se que era pero no podía estar mas malo, medio sorbo y fuera, era imbebible al menos para mi. Raquel decía que era zarzaparrilla pero como nunca la había probado, no se lo que era.

 

 

 

Aprovechando que estábamos ahí, dimos una vuelta por la zona y tras esto volvimos al hotel a preparar las cosas ya que al día siguiente por la mañana teníamos que abandonar el hotel.

Estacion de Yaroslavsky

<<< IR A DIA 10                                                                                IR A DIA 12 >>>