DIA 17 (31 de Julio)-Tren a Irkutsk, dia 2

El despertar ha sido bastante malo hoy. Dos mujeres jóvenes han subido al tren muy temprano en la mañana mientras aun dormíamos, una de ellas ocupaba el espacio libre en el compartimento pero ella y su amiga se han venido al compartimento y se han dedicado a hablar, reír y armar algo de escandalo sin importarles lo mas mínimo que ahí había gente que estaba durmiendo. Tengo muy mal despertar y hubiera cometido una barbaridad de buena gana pero he tenido que aguantarme.

Maquina sovietica transmongoliano

Raquel se ha levantado como yo, incluso peor pues ella duerme en la litera de abajo y ellas estaban a su nivel por lo que las tenia en la cara. A André parecía darle todo igual.

Vagon museo en estacion transmongolianoEllas han estado todo el santo día ahí hasta la hora de comer sin parar de hablar y cuchichear y en definitiva, molestar. Le han ocupado el sitio a André que ha estado impasible en el pasillo varias horas, tampoco tenia mucho sitio donde estar pues las dos chicas eran de generosas proporciones. Luego han salido para dejar a André comer pero han vuelto rápidamente cuando ha terminado. Me daban mucha rabia pues no paraban de reírse de las a buen seguro tonterías que se decían y tenían una de esas risas tontas que daban mucha rabia y me han encendido mucho, la verdad.

Cercanias en transmongoliano

Y así ha ido el día, hemos hecho un montón de paradas y hemos comprado algo de fruta, plátanos y mandarinas.

Vendedoras en anden de transmongolianoVendedoras en anden de transmongoliano 2

 

En esa zona la temperatura había descendido considerablemente y nos encontrábamos rondando lo 10 grados en algunos lugares. En invierno no quiero ni imaginar.

Frio en Siberia en transmongoliano

Yo suplicaba en cada parada que esa fuera la estación donde ellas se bajaban pero nadie escuchaba esas suplicas. Yo también he salido un buen rato al pasillo pues estaba amargado escuchando a las dos amigas que no paraban de cascar como loros, increíble de verdad, no se como no se les secaba la boca, horas y horas así.

Puente en el transmongoliano

Cuando he vuelto a entrar con cara de pocos amigos ellas se han ido, yo le hecho un gesto a André como de alivio pero el permanecía impasible, no le molestaba nada. Era un poco frio el André este, quizás allí ellos sean así, pero vamos, la paciencia de este chaval debería de tener premio.

Bonito paisaje Siberiano transmongolianoMientras tanto, el paisaje por la ventanilla iba cambiando, cada vez había más bosques y más vegetación, todo lleno de colores. Las edificaciones también cambiaban salvo cuando llegábamos a alguna población de cierto tamaño. Predominaban las casas de madera color marron grisáceo. Así era Siberia en verano, una explosión de color. Muy bonito, la verdad.

Casas en mitad de siberia Bonito pueblo siberiano Paisaje siberiano en veranoCasas de madera en siberia

No se muy bien como pero hemos empezado a hablar con André un poco. El nos ha enseñado una revista en la que venían fotos de vagones de trenes rusos nuevos y que no tenían nada que ver con el vagón donde nosotros íbamos y yo me preguntaba que donde estarían esos vagones porque todos los trenes que nos cruzábamos y teníamos ocasión de echar un vistazo eran como el nuestro o peores. De hecho, llegue a ver un tren imagino que de cercanias, cuyos vagones eran de madera, cosa que solo había visto en películas.

Vagones con asientos de madera en siberia Vagones con asientos de madera en siberia 2

Nosotros le hemos enseñado una revista con trenes españoles que llevábamos del trayecto de Valencia a Barcelona que habíamos hecho al inicio del viaje.

Nuestro tren transmongoliano en una curvaEn esto, las mujeres han vuelto al vagón. Al entrar le han dicho no se que a André que se ha reído un poco y daba a entender que apenas nos entendíamos. Entonces se ponen a hablar con él y ahí ya nos han terminado de joder pues nos han robado al compañero de habitación que ha hecho patria y se ha unido a las conversaciones de las chicas. Por un lado lo entiendo pues es muy frustrante hablar con alguien por gestos y desconocer el idioma y por otro lado supongo que también tendría ganas de intercambiar algunas palabras con alguien en su idioma; Raquel y yo nos teníamos el uno al otro para hablar pero André hasta ese momento no.

De repente ellas han mostrado interés en nosotros y nos han preguntado los nombres y de donde veníamos. Nos han dicho sus nombres y poco más, la verdad.

Maquina tren transmongoliano

Yo no paro de hacer sudokus y mirar por la ventanilla. Al final me voy al pasillo y los dejo ahí pues no me entero de nada ya que hablan entre ellos en ruso. Desde el pasillo hecho un vistazo panorámico al interior del vagón y era una imagen muy cómica: Estaba André en el medio con una chica a cada lado que hablaban entre ellas y él en el medio callado. Ellas comían y aun así no callaban, era terrible. Yo solo podía estar agradecido al hecho de que solo nos quedaba esa noche en el tren y la mañana siguiente nos bajábamos porque vete tu a saber hasta donde van estas dos, te toca ir con ellas hasta Vladivostok y es para suicidarse.

En la cena se han ido otro ratito así que hemos aprovechado para cenar . Ellas no volvían así que nos hemos preparado para dormir ya que la noche había llegado y al día siguiente había que madrugar.

Parada en transmongoliano

Las chicas del tren las provodniskas, pasan cada dos por tres limpiando la alfombra del pasillo la cual esta cubierta con una tela larga para evitar que acumule mucha suciedad. Más les valdría no tener una alfombra en el pasillo, digo yo, porque de todas maneras no se ve y lo único que hace es darle faena a las provodniskas.

gente y maquinas de tren transiberiano

Pues ya estábamos a punto de dormir acostado y con las luces apagadas y de repente aparecen las dos tías pesadas. No me lo podía creer, ya era tarde y nosotros acostados con todo apagado.

Construcciones en siberia

Pues nada, ellas entran y se ponen a cenar y hablar para variar. Terminan y allí siguen y no paraban. Ya estábamos de los nervios, se han dejado la puerta abierta y la situación no tenia ningún sentido. Raquel se ha levantado y ha cerrado la puerta del compartimento de golpe y un poco dando a entender que queríamos descachazar y que ya estaban molestando.

Atardecer en estacion transmongolianoEllas empezaron a hablar bajito pero aun así no se iban cada una a su sitio. Entonces decido cerrar yo la cortinilla de la ventana del compartimento y nos quedamos en las más absoluta oscuridad pero ellas a los suyo, no paraban de susurrar y hablar, era desquiciante y surrealista. Me resultaba muy triste que de las cosas mas significativas de ese trayecto fueran estas dos cotorras pero mi caracter visceral hace que todo esto me afecte mucho aunque tampoco fue algo que me amargase el viaje, la verdad.

Atardecer en las vias del transmongoliano

En una de las paradas han salido del vagón y se ve que han bajado. Al salir solo ha vuelto una de ellas y entonces si, al final se acostó para dormir. Ya era hora.

 <<< IR A DIA 16                                                                   IR A DIA 18 >>>