DIA 2 (16 de Julio)-En St. Petersburgo-(3/3)

Bajamos a la calle por primera vez tras haber dejado las mochilas y llamado a casa hacia las 7 de la tarde. Utilizamos el ruinoso ascensor del hostal y directamente a la calle. Cogimos la avenida Nevsky y empezamos a andar hacia el norte de la misma. La gente se agolpaba en la calle y había buen ambiente. La avenida era enorme, muy ancha y se perdía a lo lejos sin poder divisar su final. Había bastante trafico que a su vez era bastante ruidoso sobre todo las motos por las que parece haber verdadera fascinación en esta ciudad. Todos los edificios eran de corte clásico y tenían una altura parecida, esto daba una armonía y belleza a la calle propia de la vieja Europa y el cruce con otras calles, meticulosamente medido, delataba un programado plan urbanístico.

Muy cerca del hotel, en la misma esquina, nos encontramos con el primer símbolo capitalista por excelencia que en cualquier otro lugar del mundo pasa desapercibido pero que aquí se convierte en todo una atracción por si mismo: el MacDonalds. Lucia la misma topología de letra e imagen corporativa solo que todo en cirílico y es algo que llama la atención e incita a fotografiar por lo extraño y por la carga histórica que ello conlleva ya que hace pocos años era impensable que esto pudiera estar aquí.

mcdonalds nevsky

A ambos lados de la calzada había edificios hermosos y muy pronto junto a uno de ellos, nos encontramos con el primer canal. A San Petersburgo le llaman la Venecia del norte pues cuenta también con muchos canales de agua y puentes que los cruzan aunque estos son más grandes y menos numerosos, quizás sin el mismo encanto que la Venecia de canales estrechos pero con toda la magnificencia que los rusos dan a sus obras. Los canales son artificiales, previamente planificados pues el zar era un enamorado de la ciudad italiana y decidió imitarla.

Los canales son recorridos por varias embarcaciones turísticas que ofrecen la oportunidad de visitar la ciudad desde otra perspectiva no menos fantástica tanto de día como de noche, especialmente en esa época del año en las que se dan lugar las famosas noches blancas que es comos e le llama al fenómeno natural en el cual no oscurece del todo de noche entre junio y julio y da lugar a días muy largos en el que hay luz natural hasta muy entrada la noche debido a que San Petersburgo se encuentra muy al norte, en el mismo meridiano que Helsinki, capital de Finlandia en la cual se da el mismo fenómeno. Durante estos días se planifican conciertos, teatros y diversas actividades culturales ya que el buen tiempo y la claridad invita a salir a la calle a todo el mundo.

Igualmente muchos puentes de los que conectan los canales son puentes levadizos ya que por los canales pueden navegar embarcaciones de mayor envergadura y también esto es un espectáculo en si ya que la gente acude a ver el izamiento de los puentes por la noche y ver el paso de las embarcaciones mas grandes. Se da el caso en que es conveniente ponerse en el margen del río donde esta tu alojamiento pues una vez se levantan son varias las horas que permanecen así y es imposible volver a cruzar al otro lado sin dar enormes rodeos y en algunos casos directamente imposible.

Canales de San Petersburgo

Todo esta adornado de estatuas, los puentes, las calles y las columnas de los edificios. Pronto llegamos a un parque con una magnifica estatua y un gran edificio al fondo el cual parecia un teatro. La gente paseaba por el parque ajardinado y en la puerta algún que otro músico tocaba a la par que un speaker en ruso trataba de vender, posiblemente, paseos en barco o algo relacionado con el turismo aunque como era inentiligible para nosotros no supimos muy bien que decía.

Al poco llegamos a lo que era un centro comercial pero no al uso, sino un edificio antiguo de dos plantas bastante amplio y rectangular en cuya base se abrían tiendas sobre todo de ropa. La segunda planta era igual y era agradable pues no es el típico edificio con tiendas que todos conocemos sino mas bien un edificio clásico el cual conservaba aun su esplendor. Tras pasear brevemente y sentarnos un par de minutos seguimos caminando y pronto no fuimos a topar con el incordio mas grande de las ciudades rusas: cruzar de acera. La mayoría de las veces no se puede cruzar por el semáforo como aquí sino que hay accesos subterráneos para cruzar de acera debido a lo ancho de la calle y la cantidad de trafico. Esto es bueno a priori, lo malo es que si quieres cruzar en un determinado lugar, no puedes y debes planificar antes a donde vas, si de repente quieres cruzar deberás andar bastantes metros hasta el paso subterráneo mas próximo o jugarte el tipo cruzando por donde sea.

En esos pasos subterráneos se pueden encontrar multitud de negocios, sobre todo venta de bebidas y camisetas y curiosidades para turistas, que le dan un aspecto mas animado al lugar. Enseguida encontramos la catedral de nuestra señora de Kazan, la reconoces enseguida por su enorme columnata en semicírculo. La catedral de Kazan es la mas grande e importante dentro del mundo Ortodoxo en Rusia.

Justo enfrente, en la otra acera a la orilla del canal, la que a mi gusto es la iglesia ortodoxa mas bonita de Rusia, la iglesia de cristo salvador sobre la sangre derramada. Es realmente fantástica y sus vivos colores invitan a sentarse delante de ella a contemplar su estructura.

Canal y el Salvador sobre la sangre derramda

De momento no habíamos hecho otra cosa mas que andar, estábamos algo aturdidos por el viaje y por estar de repente en un sitio nuevo así que todo nos sorprendía y para todo había comentario. Estábamos empezando un viaje muy largo y aun entonces no podíamos atisbar lo que nos quedaba por delante.

En la iglesia de la sangre derramada (por abreviar la llamo así) cayeron las primeras fotos oficiales y es que aun sabiendo que íbamos a pasar por allí infinidad de veces puesto que estaba en el centro, no puedes evitar fotografiarla siempre que pasas por delante: desde mas lejos, mas cerca, con gente, sin gente, por la derecha e izquierda, esta iglesia es bonita desde cualquier ángulo y cada cual ofrece una imagen única y digna de contemplar, es por ello que siempre esta rodeada de gente haciendo cientos de fotos.

En la parte de atrás (que en realidad es la parte de la puerta principal) había un mercadillo donde vimos las primeras muñecas rusas, las matrioskas. Allí vendían toda suerte de recuerdos y regalos para turistas y todo nos pareció muy bonito: los huevos decorados, las matrioscas, la camisetas de McLenin, etc. pero no compramos nada pues aun no llevábamos un par de horas en Rusia y teníamos mucho tiempo por delante para mirar y comprar aunque no teníamos mucho espacio en la mochila y el viaje era largo, cuanto menos peso, mejor. Al final esto se nos iría de las manos, sobre todo a mi.

McLenin

Tras echar el típico vistazo al mercadillo de regalos empezamos a deshacer nuestros pasos y a volver hacia el hostal pues ya estábamos cansados, había sido un día muy largo y aun teníamos que cenar, planificar las visitas del día siguiente y descansar. Esta vez volvimos por la otra acera, fijándonos en las oficinas de cambio de divisas a ver como estaba el cambio con el euro y captando como esponjas todo aquello que podíamos.

Algo que llama mucho la atención al instante de poner un pie en la calle son lo arregladas que van  las chicas y mujeres rusas: parece una competición por ver quien lleva los tacones mas altos y cual mas arreglada va, es increíble. Las ves ahí, tan altas y estilizadas que parece que todas vengan de una boda o de posar como modelos y es que las rusas tienen una belleza particular, famosa en todo el mundo; al menos a la gente que venimos de países mas al sur donde el moreno predomina, nos llama la atención. Aunque no todas las chicas tenían este estilo si que es cierto que muchas de ellas siguen la moda de ponerse el tacón más alto que en definitiva es lo que mas llama la atención porque ya de por si son altas y con tacones son ya altísimas y yo con mi 1,70 de altura me sentía a su lado muy pequeño.

Se veían coches antiguos, Ladas viejos pero en  general, era el mismo parque automovilístico que el que hay en España. Lo que si llama la atención e impresiona son lo moteros, a los que ves pasar a mas de 100 por hora por la avenida cual carrera del mundial de motociclismo, da realmente miedo y hacen un sonido infernal que no deja indiferente a nadie. Esto aquí seria considerado síntoma garrulesco y allí parece que son un poco garrulos con este tema.

Hay muchas cadenas de comida rápida como antes mencionaba tipo McDonalds y también de tipo local con comida rusa o con platos mas al gusto ruso al igual que las tiendas pues se ve Zara y HyM por igual así pues no hay mucha diferencia con las calles españolas en ese sentido solo que en estas calles las tiendas como zara ocupan edificios antiguos e históricos hoy en día reconvertidos en templos del consumismo, llámalo moda si te hace mas feliz. Esto posiblemente sea lo que esta acabando con la vieja Rusia o quizás, visto de otro modo, son las consecuencias o resultado del fin del antiguo sistema político-económico. No lo voy a valorar ni como positivo ni como negativo el antiguo sistema económico Ruso ni el sistema económico occidental, no voy a hacer valoraciones políticas de este tipo de cosas, simplemente son hechos. Deseo que nadie malinterprete mis comentarios. Yo solo viajo, veo y cuento.

Ya llegando al hotel no nos atrevimos a entrar en ningún sitio para comer de los que habíamos visto pues nos eran desconocidos y esperábamos encontrar un supermercado u otra cosa pero no fue así, realmente no supimos verlos o no se que pasó, pero no vimos ningún supermercado y es que todo esta en ruso y muchas tiendas no se adivina que son y como estábamos muy despistados y no sabíamos como eran las cosas ahí, finalmente y siendo infieles a nosotros mismos, entramos al McDonalds de debajo del hotel y es que en el fondo es algo morboso y tiene un significado especialmente distinto a entrar en cualquier otro restaurante del mundo.

El McDonalds es igual por dentro y triunfa totalmente entre la juventud y la no juventud. Había largas colas para pedir y ahí nos plantamos mientras tratábamos de averiguar en que variaban los menús en Rusia respecto a lo conocido y como pedirlo. Rápidamente te das cuenta de que Big Mac se dice igual en todos lados así que no lo dudamos, pediríamos un Big Mac. Cuando nos llego el turno la mujer (no era una chavalita como las de aquí, sino una mujer de cierta edad, cosa que me pareció genial pues alguien de mas de 40 años trabajando en un McDonalds es síntoma de falta de complejos a la hora de contratar) ya nos vio cara de no rusos y nos trato de soltar alguna palabra en ingles pero fue muy fácil, ¿que vas a pedir ahí si no es alguna de las 4 tonterías que hacen?, así que enseguida pedimos un par de menús y tan rápido pagamos, nos los dieron y nos fuimos a sentarnos. Hay que decir que la mujer se mostró muy amigable e interesada en hacerse entender.

Big Mac Ruso

Las hamburguesas se veían algo mas pequeñas que las que ponen aquí y el sabor también variaba. La cocacola también era distinta, era menos seca, la cocacola aquí me resulta seca y muy fuerte, allí era más suave y con mas sabor. No soy bebedor de cocacola aquí en España y siempre suelo beber agua salvo. Sin embargo cuando viajamos solemos beber cocoacola, ¿Por que? Pues porque es buena para el estomago, por raro que parezca; seguro que muchos ya lo sabíais, pero si andas sueltecito a la hora de ir al baño es bueno tomarse una cocacola y si estas de viaje pues ayuda a evitar situaciones de dolencia estomacal.

Nos tomamos la cena tan ricamente, observamos todos los detalles que pudimos y tras comprar una botella de agua subimos al hostal. Nos devolvieron los pasaportes nada más llegar y ahí teníamos las hojas de registro que nos habían tramitado así que estaba todo correcto. Fuimos a la habitación y ya todo fue prepararse para dormir, asearnos y escribir este diario no sin antes preparara un poco lo que al día siguiente íbamos a hacer.

 <<< IR A DIA 2 (2ª PARTE)                                                          IR A DIA 3 >>>