DIA 23 (6 agosto)-Llegada a Ulan-Bator

Nos levantamos temprano, ya era de día y por la ventanilla del tren ya se veían más casas de las que se podían ver el día anterior. A lo lejos se divisaban fábricas, mucho humo y contaminación. También me llamaba la atención la cantidad de Gers que hay en parcelas. Por lo visto la gente es propietaria de la tierra y muchas de ellas al no poder o no querer construir una casa de materiales más sólidos, se plantan un ger y ahí están. Según nos contarían mas adelante, el gobierno repartió, por así decirlo, la tierra entre todos aquellos que lo solicitaban aunque la gente no era propietaria de la misma. Pasó entonces que muchas familias juntaron sus terrenos e hicieron grandes extensiones montando granjas y así, explotando grandes latifundios.

llegada ulan-bator    llegada mongolia

En fin, nos encontrábamos entrando en Ulan-Bator, la capital de Mongolia y nuestro destino. El tren seguía hasta China pero nosotros bajábamos aquí. Ulan-Bator es una de las ciudades más contaminadas del mundo, por todos lados se ven fábricas y contaminación en el ambiente, no es la imagen que tenía de esta ciudad pero así es. Tiene una población de alrededor de 1 millón de habitantes acogiendo prácticamente la mitad de la población del país.

Nos despedimos de la gente que habíamos conocido en el vagón y bajamos. En el andén nos esperaba una chica con nuestro nombre ya que en el hostel vienen a recogerte a la estación. La verdad es que todo estaba lleno de carteles así que prácticamente a todos los venían a recoger.

Hacía frío y todo estaba húmedo como si acabara de llover. Salimos de la estación y subimos a un moderno coche que conducía la misma chica. El caos en la puerta de la estación es impresionante. El coche echa a andar y yo notaba algo raro porque no oía el ruido del motor y me di cuenta de que estábamos en un coche híbrido o eléctrico o vete a saber, el caso es que no se oía el motor y fíjate tu había tenido que ir hasta Mongolia para montarme por primera vez en un coche así.

hostel mongoliaAl poco de salir de la estación torcimos por una calle a la parte de atrás de un edificio. Habíamos llegado. El sitio era sórdido, era una puerta trasera y la verdad es que no tenía pinta ni de hostel ni de nada en concreto pero bueno, nos dejamos llevar.

Nos aclararon que nos llevaban ahí para que pudiéramos ducharnos y que luego nos llevarían a otro edificio mas al centro que tenían, ya que en este no había sitio. Por dentro era un hostel destartalado, típico, con las habitaciones y las duchas comunes dispuestas alrededor de un salón con internet y un ordenador el cual pudimos usar.

La gente dormía aún y yo no me lo pensé y como me conocía el percal de las duchas comunitarias decidí ducharme antes de que empezara a salir gente y empezase a agotarse el agua caliente. Me lavé el pelo y me quedé más a gusto que nada.

Al poco salió una mujer que viajaba con su hija pequeña y su marido. La chica era creo recordar canadiense pero hablaba español pues había estado en España de intercambio aprendiendo. Me sorprendió que la chica me dijo que sabía hablar un poco de vasco y yo flipaba. Nos contó que estuvo en el País vasco y que los 3 primeros meses la familia con la que estuvo se negaba a hablar en castellano y que se vio obligada a aprender vasco sin mas remedio. A los 3 meses la cambiaron de familia y entonces ya pudo aprender castellano. Me pareció una anécdota surrealista encontrarte con una canadiense en Mongolia a las 7 de la mañana en el culo del mundo en un sórdido edificio y que supiera hablar vasco. Se defendía bastante bien en castellano, la verdad.

Miramos internet y al rato vinieron a buscarnos para llevarnos al otro edificio. En un principio nosotros habíamos reservado una habitación para dos con baño privado, estas habitaciones estaban en este edificio pero se ve que hubo algún problema y durante el viaje nos avisaron de que no podía ser y que nos llevarían a otro sitio con habitación privada pero con baño compartido. Dijimos que bien, que le íbamos a hacer porque de disculparon un montón y luego estuvieron muy agradecidos de que fuéramos comprensivos, total, que sí, que nos llevaron al otro edificio.

Yo tenía unas expectativas comedidas pero bueno, pensé que no podía ser muy diferente, al menos no peor. Me equivocaba.

Nos volvieron a llevar a la parte de atrás de un edificio que eso sí, estaba en el mismo centro. La entrada daba miedo y la mierda estaba incrustada de tal manera que yo creo que no hubiera saltado ni con lejía.

hostel mongolia    hostel mongolia

Mientras subía la escalera me decía a mi mismo que eso solo era el acceso, que luego dentro no estaría tan mal. La verdad es que tan mal no estaba pero como mínimo era extraño.

Subimos y nos abrió una chica con gafas. Nada mas entrar nos dimos cuenta de que aquello directamente era una casa ni hostel ni ostias. Enseguida al entrar a la izquierda nos dijeron que esa iba a ser nuestra habitación.

Era el salón de la casa al cual le habían puesto dos camas y lo habían convertido en habitación privada. La puerta de la habitación era de esas con cristal. Había un enorme sofá algo mugriento y poco más. Estábamos en Mongolia, ahora sí que ya las cosas habían cambiado del todo.

En el fondo miraba a mi alrededor y tampoco me sentía mal por estar ahí, ni de lejos era lo que habíamos comprado pero bueno, viendo el percal, podría haber sido peor. Al lado de nuestra habitación había otra en la cual había un par de literas en las que dormía gente. Doblabas un pasillo y al fondo creo recordar que había otra habitación y la cocina. En ese pasillo había un baño con una ducha de esas portátiles y una lavadora la cual no parecía precisamente nueva. El baño era lo que menos me gustaba, era horrible y no es que estuviera en las condiciones que más me gustase pues las cabinas estas portátiles si no las mantienes enseguida cogen moho, así que el baño malamente.

habitacion hostel mongolia    habitacion hostel mongolia

Nosotros habíamos encargado a la dueña del hostal que nos comprase los billetes de tren para ir de Ulan-Bator a Pekín ya que era prácticamente imposible comprarlos una vez llegásemos porque nada mas salir a la venta se agotan al momento; son comprados por todos los dueños de hostales para sus clientes y creo que salen a la venta un mes antes del trayecto así que hay mucha expectación. Nos cobraban un pequeño recargo, un par de euros más o menos así que nos merecía la pena porque si no, nos hubiera tocado ir hasta al frontera con China en coche o furgoneta o vete tú a saber y hubiera perdido encanto el viaje en nuestro afán de hacerlo todo en tren. Además el trayecto de Ulan-Bator a China es uno de los más interesantes por el cambio en el tren en la frontera que en su momento explicaré.

Total, que ahí estábamos sentados esperando a la dueña, que nosotros pensábamos que era un hombre pues habíamos visto su Facebook y salía un tipo mongol con fotos cazando y no sé qué más.

Ella nos iba a dar los billetes los cuales nos aseguró en mails que ya había comprado una vez ya habíamos empezado el viaje (aún nos quedaban otros billetes en China que no teníamos asegurados y nos sabíamos que iba a pasar y bueno, ya llegaremos a la odisea esa más adelante).

También habíamos contratado con este hostel dos tours, uno al Terelj Park que duraba una noche y otro un tour que bajaba hacia el sur al desierto de Gobi por la parte oriental del país y subíamos por la parte occidental, más concurrida.

Contratamos con ellos porque nos salía mejor de precio y así lo teníamos todo junto en un mismo sitio: alojamiento, billetes de tren y tours. Es lo que la gente suele hacer. En realidad no hay mucho problema para contratar un tour una vez llegas a Ulan-Bator pues en época veraniega suelen organizarse con frecuencia en muchos sitios.

 

Había básicamente 2 tipos de tours:

  • Tours que se hacían en minivans rusas con 6 u 8 personas y con un precio bastante bajo.
  • Tours privados en todoterrenos por más del doble.

todoterreno tour mongolia    minivan tour mongolia

En algunos casos se podía elegir donde querías dormir, en tourist camps, en gers turísticos con duchas y lavabos (comunitarios) y restaurante o en casas con familias.

Las casas con familias tenían el inconveniente de no disponer ni de duchas, ni lavabos, ni de electricidad para cargar la batería de las cámaras.

En un tour largo (nosotros íbamos a hacer 9 días) no era aconsejable la opción familia pues era demasiado agotador y la gente terminaba harta de dormir con familias que en el fondo no les hacían caso y prácticamente el único contacto era un rato con ellos y luego te mandaban a dormir a tu ger austero y ya está.

A mi esa opción no me gustaba porque no es un intercambio natural, es algo forzado y aunque sí que es cierto que les ayudababas económicamente, no es el tipo de experiencia que yo buscaba. Preferíamos el tourist camp y dejar los gers de familias para otra ocasión.

tourist camp mongolia

tourist camp

 

Nosotros habíamos leído un montón acerca de los tours y decidimos hacer el del todoterreno durmiendo en los tourist camp por varios motivos: podíamos disponer de enchufes eléctricos para poder cargar las cosas, podíamos ducharnos o asearnos y además viajábamos en todoterreno que nos parecía más cómodo que en la minivan ya que como luego vimos durante el viaje había gente que en la minivan incluso iba de espaldas. Que sí, que fuimos a lo cómodo y bien que hicimos.

 

 

Después de un buen rato de espera e incertidumbre llegó nuestro contacto al hostel, nos trajo los billetes de tren y terminamos de acordar lo que habíamos contratado, pagamos los billetes y ya ella se fue, nosotros dejamos las cosas y decimos salir a explorar un poco la ciudad.

Al primer sitio que llegamos fue una enorme plaza donde hay un edificio con una estatua de Gengis Kan, este edificio es el parlamento de Mongolia. En el centro se encuentra la estatua de Sukhbaatar, libertador del país. Es una plaza amplia, enorme, en la que se funden edificios modernos con las montañas de fondo. Aquí nos hicimos las fotos de rigor y seguimos nuestro camino.

plaza ulan-bator    plaza ulan-bator

semaforo mongoliaEn el camino a la plaza en nuestra primera inspección de la ciudad comprobamos la mayor amenaza de Ulan-Bator: el tráfico. Fuera de bromas, fácilmente puedes salir atropellado en cualquier momento. Da igual el color del semáforo, da igual la vida de las personas, la gente no para, conducen de manera descuidada y es casi milagroso que no haya decenas de atropellos…o quizás si los hay. Todo tiene una explicación y viene del hecho de que en Mongolia como en otros países o regiones, se ha vivido un éxodo rural a la gran ciudad. Rural en Mongolia quiere decir vida nómada, en el desierto donde no hay carreteras y los caminos se hacen al andar, nunca mejor dicho. Si que puedes encontrar ciertos caminos construidos por el paso de los vehículos pero nada de señales y en muchos casos, ni siquiera huellas para seguir, solo la posición del sol y de las montañas como guía. Esto se traduce en una conducción muy anárquica que se convierte en hábito y que en la ciudad, donde imperan las normas de tráfico, se transforma en un peligro.

estatua lenin en mongoliaLa ciudad tiene una clara influencia Rusa y es que Mongolia fue ocupada por Rusos y Chinos durante décadas y distintos períodos, haciendo estragos en la cultura Mongola y aportando el feo aspecto de sus estilo arquitectónico constructivista. También han heredado el gusto por el buen vodka y es que en Mongolia hay una gran variedad de marcas propias e importadas y presumen de tener una excelente calidad, hecho que comprobaríamos días después.

También han heredado un sistema de calefacción subterráneo para el invierno, necesario en una ciudad con 40º bajo cero en invierno.

Pero Mongolia tiene su particular drama que viene a ser común en muchos lugares del mundo que han sufrido las mismas condiciones sociales y culturales: alcoholismo y pobreza son algo habitual. El éxodo rural y el hacinamiento en las ciudades de personas sin trabajo habituados al estilo de vida del campo, cuidando ganado básicamente, lo cual en la ciudad es inviable. No hay trabajo para todo el mundo a pesar de las numerosas fábricas y hay un exceso de mano de obra no cualificada. Esto se traduce en problemas sociales. Bien conocido es el de los niños que viven en los túneles del sistema de calefacción de la ciudad y alcantarillado; hay algún documental que habla sobre ello, conocidos como los niños “rata”. El nombre habla por si mismo. Este es un solo ejemplo de las distintas realidades que se viven en Mongolia y que afecta especialmente a los niños de manera dramática. Niños que trabajan, dificultades para las personas con discapacidad y un largo etc. de problemáticas que deseamos profundamente algún día se puedan solucionar.

Si quieres saber más sobre el tema:

 

El caso es que la ocupación Rusa y China no hicieron ningún favor al país que aún hoy en día sigue pagando las consecuencias. Recordar que Mongolia llegó a ocupar toda Asia y parte de Europa y de la noche a la mañana todo ese imperio despareció. Conociendo la historia de los viajes de Marco Polo se puede comprobar la era de esplendor Mongol así como la historia del período de Genghis Kaahn.

Aun así, hay que decir que Ulan-Bator es una ciudad segura y Mongolia un país tranquilo y se puede viajar perfectamente sin ningún miedo y todo aquel que tenga un poco de espíritu aventurero y ganas de conocer algo más, debería visitarla sin ningún lugar a dudas: es un sitio único.

Cerca del hostel descubrimos un centro comercial y como era la hora de comer decidimos hacerlo allí. Había un par de restaurantes y nos sentamos en uno. Cogimos la carta que afortunadamente tenía fotos y decidimos pedir cada uno una sopa y para compartir un plato de carne con verduras. Una de las sopas llevaba las típicas bolas rellenas de carne que más tarde seguiríamos comiendo a lo largo del viaje. Todo tenía buen sabor y comimos bien.

sopa mongolia    comida mongolia

Después de comer terminamos de ver el centro comercial investigando un poco sobre que cosas suelen vender allí y volvimos a salir al exterior. Fuimos paseando por la ciudad y vimos una curiosa escultura de dedicada a los Beatles. Llegamos andando al Monasterio de Gandam pero decimos dejar su visita para otro día. Alrededor del monasterio está lleno de tiendecitas donde venden artículos religiosos budistas (aquí el budismo parece ser distinto al que se procesa en otras partes del mundo, aquí tiraban mucho de calaveras), vimos unas pulseras con forma de calavera, que parece que en esa religión es símbolo de buen augurio, así que nos compramos cada uno unas pulseras con calaveras.

beatles mongolia    tiendas alrededor monasterio ulan-bator

Mi pulsera era de madera y ya estaba hecha pero a Raquel le hicieron una a su gusto, la verdad que el chico fue muy amable y había buen rollo por todos lados.

Después del templo seguimos callejeando hasta que llegamos a un banco donde sacamos dinero para poder pagar el hostel y los tours que íbamos a hacer. Volviendo hacia el hostel descubrimos una bakery o panadería (en los viajes al extranjero las panaderías se convierten en “bakerys”) donde decidimos entrar a comer algo para cenar y volvimos al hostel a descansar ya que a la mañana siguiente nos esperaba el tour al Terelj Park.

No puedo dejar de mencionar las condiciones de vida y trabajo de la chica con gafas que trabajaba en el hostel y la cual no era más que una empleada. Una de las veces que me levante para ir al baño o no sé a dónde tenía que ir, vislumbre la cocina del hostel al final del pasillo. Mi sorpresa era ver que allí mismo estaba acostada esta chica. Realmente era todo muy rocambolesco y cuando crees que lo has visto todo pues te sorprendes. La chica estaba acostada entre dos sillas destartaladas de cocina y tapada ahí con una pequeña manta. No puedo ni imaginar pasar una noche así, me parece imposible. No es que no tuviera espacio, es que estaba acostada en dos sillas de tamaño pequeño, era surrealista. Y sí, la chica dormía ahí. Sentí hasta vergüenza de dormir en la cama, de verdad. No pude sentir sino otra cosa más que compasión por esa chica, que a buen seguro cobraba poco o nada y que tenía unas condiciones de trabajo lamentables y lo que se vislumbraba como una vida realmente difícil. Lo paradójico de todo es que posiblemente ella se sintiese afortunada.

<<< DIA 22                                                                                                 DIA 24 >>>