DIA 24 (7 de agosto)-Terelj Park

Tras pasar nuestra primera noche en Ulan Bator, nos levantamos preparados para hacer nuestra primera excursión contratada al Terelj Park. El Terelj Park es un parque nacional Mongol que cuenta con unos impresionantes paisajes entre montañas y valles donde destacan sus formaciones rocosas. Es muy turístico, se encuentra a unos 65 km de Ulan Bator y se accede a él por carretera asfaltada. Una parte del parque se ha dedicado al turismo y se puede montar a caballo o hacer senderismo entre otras actividades, además de ofrecer campamentos turísticos donde poder pernoctar.

Realmente no sabíamos ni quien iba a venir a por nosotros ni como iba a ser exactamente la excursión, aunque sabíamos que era una excursión privada, no sabíamos más.

A la hora acordada, vinieron a por nosotros. Apareció Bimba, la que iba a ser nuestra guía en Mongolia. Era una chica simpática que hablaba inglés y que nos haría además de interprete. Bajamos y ahí estaba Bagi, un hombre Mongol bajito y de complexión fuerte que no tenía aspecto de Mongol. El coche era un Toyota 4×4 bastante apañado.

todoterreno tour mongolia

Tras las presentaciones, enseguida nos dimos cuenta que Bagi, el chofer, no tenía ni idea de Español ni de Inglés así que la comunicación directamente con él se reducía a señas.

Por lo visto Bimba es una guía turística freelance e imaginamos que contaba con Bagi para ciertas excursiones que requirieran un 4×4. El coche era de Bagi, así que podríamos decir que era un Chofer freelance.

Por el camino Bimba enseguida empezó a contarnos cosas acerca de Mongolia y Ulan Bator, todo en inglés. Hay guías de habla española en Mongolia, nosotros conocimos a una chica guía que hablaba español, pero nuestro tour era en inglés. Nos defendemos en inglés pero evidentemente la fluidez de las conversaciones era limitada. Aun y todo, nos entendíamos bastante bien.

La carretera era de asfalto y aunque con un tráfico un poco caótico, el camino fue ameno. No tardamos mucho hasta que hicimos la primera parada a poco de entrar en el parque. Paramos en unos puestos a pie de carretera que vendían productos diversos típicos mongoles como leche de yegua, bayas o empanadas de carne, las cuales nos hartaríamos de comer durante nuestro periplo Mongol.

puesto mongolia puesto comida mongolia

comida mongoliaProbamos de todo y compramos algunas cosas. Frente a los puestos, había un hombre con un águila impresionante. El hombre te dejaba hacerte unas fotos con el águila en el brazo a cambio de un poco de dinero que se supone se destinaba a la conservación de las águilas. En este caso, esta águila según nos dijeron, había estado herida y no podía valerse por si misma.

Era realmente impresionante y quise hacerme una foto con ella. No soy amigo de usar animales para nada, no me gusta subir a caballo, camello, etc, pero como se suponía que el dinero era para una buena causa y habíamos comprado varias cosas a todo el mundo pues decidí hacerme la foto.

Te ponen un guante de piel muy recio y entonces te ponen al águila encima. Me dio mucha impresión, el momento en el que el águila puso sus garras en el brazo tuve la sensación de que si echaba a volar me podía llevar con ella. Pesaba mucho más de lo que parecía y así de frente, notabas la fuerza que ese animal tenía. Si decía de picarme en dos picotazos me sacaba los ojos y la lengua. El águila entonces abrió las alas y bueno, una experiencia alucinante.

aguila mongolia

Tras unas fotos, mi brazo no aguantaba más así que devolví el águila y seguimos hacia el parque.

Antes de llegar, nos cruzamos con un monolito hecho de piedras y telas ante el cual paramos. Estos son conocidos como Ovoo, Bimba nos explicó que eran un símbolo religioso, sirven como lugares de culto para honrar a las montañas y al cielo y también son usados en las ceremonias budistas. Siempre que veían uno tenían que coger tres piedras y dar una vuelta alrededor en el sentido de las agujas del reloj y tirar una piedra hacia el monolito mientras de pensamiento expresabas frases imagino que religiosas aunque ella nos dijo que lo que se hacia era pedir deseos del tipo dinero, salud, etc. también hay gente que hace ofrendas en forma de dulces, dinero, vodka o leche. Sino se puede bajar del coche hay que tocar la bocina al pasar por el ovoo.
ovoo mongolia
Nosotros hicimos lo mismo invitados por Bimba y bueno, contentos de conocer aspectos de otras culturas.

La entrada al parque estaba en un valle por el cual circulaba un río. Nada de parafernalias, había un guarda que imagino controlaba las entradas que Bimba llevaba. En el río nada mas entrar paramos y vi por primera vez en mi vida un Yak, que es como una vaca muy peluda que la verdad molaba mucho.

entrada terelj park yak mongolia rio terlj park

yak mongoliaAhí había caballos, bueyes, etc. El río bajaba limpio y tranquilo y el valle lucía impresionante. Tras las fotos y explicaciones seguimos por la única carretera del valle, asfaltada, a ambos lados se podían ver varios campamentos turísticos. La verdad es que pudiera ser que hubiera incluso demasiados campamentos de estos y había surgido el debate sobre la limitación de estos negocios en el Parque, cosa totalmente comprensible aunque por otro lado, el parque era una oportunidad de negocio. Evidentemente, debe haber un límite pero el debate evidenciaba que en Mogolia no había una buena planificación turística y carecían de experiencia en la gestión del mismo.

yak rio mongolia carretera terelj park

 

Paramos en una cueva llamada la Cueva de los 100 Lamas donde nos explicaron, había servido de refugio a unos monjes budistas durante la represión soviética que arrasó con algunos templos budistas del país.
cueva de los 100 lamas mongolia
Pasado un rato llegamos a nuestro campamento. La verdad es que nos pareció muy bien escogido, con una vistas espectaculares.

El alojamiento consistía en las típicas casas nómadas llamadas yurta, las cuales son una infraestructura desmontable hecha con madera, cuero y telas que daba lugar a una estancia circular donde se dispone el hogar de las familias. Dentro había dos camas y una estufa que tenía una chimenea que salía por el centro de la tienda. La tienda se remata con una puerta de madera pequeña.

yurta mongolia interior yurta mongolia

Para un campamento turístico la disposición se reduce a un par de camas y una mesa con un suelo de material impermeable. La verdad es que era muy acogedor y me pareció sencillamente perfecto.

A un lado había un edificio de madera grande donde había un restaurante que servía las comidas y donde había unas duchas y los aseos, todo muy bien montado. Estábamos contentos con el sitio.

interior ger mongolia campamento turistico mongolia

Tras dejar las mochilas en la tienda fuimos dentro a comer. Existen menús y se puede comer distintas cosas pero en nuestro caso nuestra guía había elegido un menú para nosotros el cual consistía en sopa y bolas de carne más bebida y postre. Por lo que comprobamos mas adelante, es un clásico que el guía elija la comida que él quiera y no de a elegir a los miembros del grupo.

terelj parkDespués de comer seguimos visitando el parque que es muy sencillo de visitar pues básicamente es un valle con una carretera en medio. Fuimos a otro lugar emblemático allí, era una roca gigante que desde lejos tenía forma de tortuga. Había que tirar de imaginación pero sí, tenía forma de tortuga.

Escalamos la roca para obtener vistas del valle mientras Bimba nos explicaba más cosas. Hubo un par de momentos en los que creía que nos íbamos a caer rodando pues nos llevaba por sitios un poco escarpados y hubo un poco de acojone pero bueno.

roca tortuga mongolia vistas roca tortuga mongolia

Hablando con Bimba nos comentó que ella iba a ser nuestra guía por el tour por Mongolia del día siguiente, hecho que desconocíamos, y que Bagi venía igualmente con nosotros. En ese momento nos pusimos contentos pues estábamos a gusto, Bimba nos explicaba todo muy bien, el coche era un lujo y Bagi parecía ser un gran conductor, hecho que se demostró en el tour. Hay que decirlo, nuestro chofer Bagi era un auténtico crack y sin duda si volviera a Mongolia me gustaría contar con él. Un fenómeno.

vistas roca tortuga mongolia roca tortuga mongolia terelj park

pelo de caballo en terelj parkAhí en la roca de la tortuga había unos chicos con una caballo que alquilaban para visitas. Bimba habló con ellos y nos concertó una visita a caballo para el día siguiente, la cual estaba incluida en el precio. Yo no estaba muy emocionado con la idea pues no me gusta el tema, había montado a caballo que yo recuerde una sola vez en mi vida en Honduras cuando fui a visitar las ruinas mayas de Copán y tampoco salí emocionado aquella vez, mi caballo el pobre estaba escuálido y se paraba a comer y beber cada dos por tres y claro, como le iba yo a decir al caballo que no se parase a comer y beber si tenia sed o hambre…

Tras esto volvimos al torusit camp y ya nos dieron tiempo libre para hacer lo que quisiéramos. Así que nos fuimos a explorar los alrededores del campamento y subimos la montaña que había detrás, haciendo fotos y admirando el paisaje hasta la hora de cenar (se cena temprano, como en cualquier parte del mundo que no sea España), la cual no recuerdo en que consistía pero que no tuvo mayor trascendencia. Al día siguiente nos levantaríamos temprano para ir a ver mas cosas y hacer la excursión a caballo.

Por la noche refrescaba y bastante. La estufa funcionaba con excrementos secos de caballo los cuales te traían en un cubo y tu ibas echando a la chimenea y la verdad es que todo aquello estaba resultando una experiencia muy satisfactoria.

tourist camp mongolia tourist camp mongolia terelj park
terelj park interior yurta mongolia estufa interior yurta mongolia

 

<<< DIA 23                                                                                                   DIA 25 >>>