DIA 25 (8 de agosto)-Terelj Park dia 2 y visita Genghis khan

Después de pasar nuestra primera noche en un ger y dormir muy a gusto, nos hemos levantado para asearnos y desayunar también muy bien junto a Bimba y Bagi. Tras esto, hemos ido con Bimba a hacer una pequeña excursión subiendo la montaña que teníamos detrás del campamento, cosa que ya habíamos hecho la tarde anterior pero que hemos repetido. Por el camino Bimba nos trataba de explicar cosas sobre plantas y fauna autóctonas y después de unas cuantas fotos y poco más hemos vuelto a bajar.

 

restaurante campamento turistico terelj park parte de atras campamento turistico terelj park
subida montaña terelk park arriba en la montaña terelj park

 

Allí nos esperaban los chicos que alquilaban caballos y a los cuales Bimba había contratado. Traían 2 caballos para Raquel y para mí. Bimba nos ha explicado que el chico nos acompañaría a caballo hasta un punto más adelante donde nos esperarían ellos.

Los caballos eran realmente bajitos pero fuertes, pero aun así no dejaban de ser caballos y era un tema que realmente me veía resignado a hacer para que no lo hiciese sola Raquel.

Los animales huelen el miedo, huelen los sentimientos, tienen un sexto sentido con el que perciben el estado anímico y emocional de las personas. Yo no tenía ganas de aquello y el caballo lo sabía.

paseo a caballo terelj parkMe subí sin más problema y tras unas cuantas lecciones y consejos de uso, partimos por el camino. A mí se me antojaba una situación forzada y ridícula, la verdad. Ya al salir el caballo empezó a hacer cosas raras, a pararse y bueno, yo creo que él tampoco tenía muchas ganas de llevarme encima, cosa que entiendo perfectamente.

Cruzamos la carretera del parque y empezamos a caminar con el caballo en paralelo a la carretera en mitad del campo. Aquello a mi modo de ver era un poco , no se, forzado por decir algo, eso era como montar a caballo por montar, porque para ir al lado de la carretera montado pues no se, no le veo la gracia.

El caballo empezó a mover la cabeza arriba y abajo nerviosamente. El chico que iba también en otro caballo, vino y reprendió al animal, cosa que hizo efecto poco minutos porque el caballo empezó otra vez igual.

En un momento dado el caballo empezó a ir más ligero y de repente se desvió del camino y sin darme cuenta empezó a correr campo a través hacia la montaña. Realmente me asusté bastante y pensé que hasta ahí había llegado el viaje para mí. El chaval al darse cuenta vino corriendo con su caballo y me indicó que tirase de las riendas para pararlo, cosa que a mi me daba reparo pero que al final hice y el caballo dejó de correr. En ese instante el chaval ya cogió las riendas y bueno, reprendió al caballo volvimos donde estaba Raquel, que a todo esto se había quedado sola con su caballo que iba mas tranquilo que un koala.

Total que el viaje siguió sin más inconvenientes salvo por el dolor que me empezó a dar en el culo y en la piernas por el roce de la montura. También me empezó a dar el sol todo lo que quiso y es que para que engañarnos, no estaba preparado para esto, la verdad.

grupo de gente montando a caballo terelj park montando a caballo por terelj park

 

Tras algo más de una interminable hora, llegamos donde estaban Bagi y Bimba. Por el camino los vimos un par de veces en las que Bimba aprovechaba para hacernos foto con nuestra cámara la cual nos había pedido previamente. Es muy bueno porque cuando nos llamaba decía algo así como “Raquele, Miquele, please, give me your camera, con una voz un poco de pena y bueno, aún a día de hoy todavía tenemos la coña de llamarnos así porque la verdad es que nos lo dijo un millón de veces durante todo el periplo Mongol. Ella lo hacía con la intención de hacernos fotos juntos, nosotros no somos de hacernos muchas fotos los dos la verdad, pero en ese viaje tenemos montones de fotos juntos gracias a que ella nos hizo un poco de fotógrafa particular.

Salí dolorido de aquella experiencia, me salió una ampolla ahí donde termina la espalda y empieza el culo, sí ahí donde sabes que cuando duele duele de mala manera. Sentí alivio, la verdad, de volver al coche y alejarme de aquel caballo al que yo no quería subirme.

animales en terelj parkTras esto ya se estaba haciendo la hora de ir a comer así que cogimos camino de vuelta volviendo por la misma carretera por la que habíamos ido el día anterior, camino a la salida del parque. De buena gana me hubiera quedado una o dos noches más en el parque, quizás con 2 noches es más que suficiente para disfrutar de los paisajes y las cosas que hay para hacer allí, pero la tranquilidad que se siente y lo bonito del paisaje invita a quedarse un mes alojado en un ger simplemente estando ahí.

 

 

Nosotros habíamos acordado no terminar el viaje en ese momento. Sabíamos de la existencia de una mega estatua de Gengis Khan el Rey Mongol, que estaba en mitad de la nada y la cual nos despertaba una enorme curiosidad porque a simple vista parecía no tener sentido y es uno de esos lugares que ves en fotos y documentales y dices, ¿qué demonios es eso?

Como la visita a esta estatua no estaba incluida en la excursión al parque acordamos que nosotros pagaríamos la comida de todos ese día y a cambio ellos nos llevaban al sitio el cual no estaba muy lejos de allí pero al cual nosotros no teníamos otra forma de llegar pues ni sabíamos si había autobuses ni cuanto nos podría costar un taxi desde Ulan Bator, apuesto que bastante pues estaba retirado.

Salimos del parque y volvimos a la carretera de vuelta a Ulan Bator pero en vez de volver, cogimos un desvío en dirección este. Antes de llegar a dicho lugar, paramos a comer en un lugar que podríamos definir como bar por decir algo, pero que era la casa de alguien acondicionada como lugar para comer, un sitio muy local y que un turista no para porque quizás ni lo reconoce o identifica como un sitio de comidas. En el lugar básicamente hacían empanadas como las que habíamos probado el día anterior, cosa que a mi me entusiasmó pues me gustaron mucho. No se si me comí como 4 ó 5 empanadas y tras un rato, volvimos al coche.

vista desde la carretera estatua genghis khan estatua ecuestre genghis khan

 

vista de lejos estatua genghis khanAl poco a lo lejos divisamos el color plateado de la estatua y bueno la inmensidad de la misma, es la estatua ecuestre más grande del mundo con 50m de alto . En los alrededores no había nada más que desierto y a simple vista aquella estatua de Genghis Khan a caballo no tenía sentido.

Al acercarnos llegamos a un arco por el que se pasaba al parking del lugar. Unas enormes escalinatas daban acceso a la base donde se disponía un museo y algunos elementos. Por cierto, había una boda y creo que era la segunda que nos cruzábamos en el viaje.

 

La base de la escultura es un pedestal de hormigón en el cual hay un edificio. La estatua está hueca por dentro y el lugar tiene distintos niveles, al estilo Estatua de la Libertad de Nueva York. Al entrar pudimos ver la bota mas grande del mundo, sí, tienes que ir hasta el mismimo fin del mundo para ver la bota más grande del mundo.

Allí hay un museo sobre Mongolia y el Imperio Mongol, se podían ver enseres y algunas que otras herramientas y útiles. También había un auditorio y luego una exposición sobre el significado de ese lugar, que no era otro que la realización de una urbanización y centro turístico alrededor de la estatua. La estatua era un reclamo, un símbolo, llámalo como quieras, del lugar. Recuerda un poco al mazinger z de la urbanización de Tarragona, que sirvió de reclamo para posibles clientes.

bota gigante museo mongol placa museo mongol espada museo mongol
futuro proyecto estatua genghis khan proyecto estatua ecuestre genghis khan placa genghis khan

 

Este lugar es un sitio clave dentro del Imperio Mongol ya que según la leyenda en esta tierra fue donde Temujin, como se conocía a Genghis Khan durante su infancia, encontró en látigo de oro, símbolo de buen presagio entre los mongoles, lo que le hizo convertirse en el líder que uniría las fuerzas del pueblo nómada y conquistaría medio mundo allá por el siglo XII.

cabeza estatuta genghis khanLa estatua de Genghis Kahn es una auténtica pasada. Cuando subes, puedes salir por lo que corresponde a la crin del caballo al exterior y entonces puedes ver la estatua encima tuya y te puedes hacer unas fotos alucinantes. La estructura es como de metal, acero o no se muy bien de que.

Tras estar ahí un buen rato salimos y Raquel y yo dimos la vuelta a todo el monumento haciendo fotos desde todos los ángulos. Realmente es fascinante. La pena es que al descubrir que se trataba de una herramienta de marketing casi pierde un poco del misterio y atractivo pues claro, cuando yo veía fotos antes de ir mientras prepararaba el viaje, no tenía ni idea de que era aquello y me llenaba de curiosidad.

No se, pensaba que quizás era una estatua que se había construido ahí como homenaje a la grandeza del Imperio Mongol o porque ahí hubiera habido alguna batalla, no se. Hubiera sido mucho más auténtico si la historia que tuviera detrás fuese otra, pero la realidad supera la ficción a veces negativamente y aquello a pesar de ser también un homenaje o elemento conmemorativo en cierto modo, pertenecía a un plan empresarial aunque bueno, el sitio es una auténtica pasada y aunque no está tan lejos ni perdido como imaginaba, si que es curioso de ver y no verás cosas similares en muchos sitios. A día de hoy no se si el proyecto ha avanzado y aquello ya es un Disneyland como se entreveía que podía ser, aun así es digno de ver.

boda estatua genghis khan vistas desde la estatua genghis khan
parte de atras estatua genghis khan arco de entrada genghis khan

 

Satisfechos con lo visto y con lo hecho, volvimos hacia Ulan Bator al atardecer. Realmente estábamos contentos de la excursión y nos gustaba la idea de que ellos fueran las personas que nos acompañaran en el tour de más de una semana por todo Mongolia, el coche nos gustaba, la guía era entregada y simpática y el chófer una persona muy competente. Entramos en Ulan Bator con el sol ya bajo, nos dejaron en el hostal y nos despedimos para el día siguiente, el cual nos volverían a recoger en el hostel por la mañana.

Nosotros fuimos a pasear un poco tras dejar las cosas y nos fuimos a cenar algo. Tras esto preparamos las mochilas ya que en esta excursión habíamos dejado el equipaje en el hostel y sólo nos habíamos llevado una pequeña mochila con 4 cosas, pero en el viaje por Mongolia teníamos que llevarnos todo porque dejábamos ese edificio y al volver nos llevarían al edifico que se supone habíamos contratado en origen y al cual habíamos ido nada mas llegar.

entrada carretera ulan bator vistas del tren desde el coche ulan bator desde el coche
edificio ulan bator parque en ulan bator calle ulan bator
policia dirigiendo el trafico en ulan bator  estatua en plaza ulan bator semaforo en rojo en ulan bator

<<< DIA 24                                                                                                           DIA 26 >>>