DIA 4 (18 de Julio)-San Petersburgo

Hoy parece que he dormido un poco más pero no he dormido muy bien, en estas fechas oscurece muy tarde y es que a las 12 de la noche aun hay claridad y se hace difícil dormir a esas horas, la ciudad aun esta despierta y la gente deambula hasta bien tarde. Es la época de las noches blancas de San Petersburgo y suceden entre Junio y Julio. En esta época del año hay mas horas de luz que de costumbre debido a la cercanía al círculo polar lo que acorta las noches y alarga los días de manera consecuente. En estas fechas se organizan multitud de actividades en la ciudad aprovechando la claridad, sobre todo actividades culturales como conciertos o representaciones de teatro.

noche blanca san petersburgo

Nos hemos levantado y hemos ido a la fortaleza de Pedro y Pablo, sitio emblemático en la ciudad.  http://es.wikipedia.org/wiki/Fortaleza_de_San_Pedro_y_San_Pablo

Se encuentra al otro lado del rio Neva , detrás del museo Hermitage. La fortaleza esta rodeada por una extensa muralla haciendo honor a su nombre y dentro encontramos diversos edificios como una cárcel, una catedral donde supuestamente reposan los restos de diversos zares incluyendo los últimos zares y varios edificios militar-administrativos de la época que hoy en día albergan salas de exposiciones. También hay un pequeño museo dedicado a la conquista del espacio donde encontraremos capsulas espaciales de la antigua URSS, trajes de astronautas y otros enseres relacionados.

Por la parte de atrás de la entrada a la fortaleza existe una puerta por la cual puedes salir al exterior de la fortaleza muy pegado al río. Hay un pequeño embarcadero y los alrededores del muro con pequeñas explanadas. Este lugar muy popular en San Petersburgo porque es el sitio donde mas sol da durante el día así que la gente acude ahí a tomar el sol tanto en verano como en invierno. Al otro lado, hacia la derecha, si sigues andando vas a dar a una mini-playa artificial a la cual no fuimos pero que vimos desde lejos.

fortaleza pedro y pablo san petersburgo

La visita es interesante porque es un  lugar importante en la historia de la ciudad y de Rusia aunque no es algo espectacular si que tiene interés cultural. La catedral esta coronada con una altísima aguja que se ve desde toda la ciudad y que la hace reconocible desde cualquier sitio.

El día que se hace esta visita se puede aprovechar para visitar más lugares a esta parte del rio Neva y eso es exactamente lo que hemos hecho tras la visita a la fortaleza: hemos ido a visitar el acorazado Aurora, buque insignia de la armada Rusa. El barco se puede visitar por dentro y podemos observar como vivían los marineros que en el habitaban así como un pequeño museo donde cuentan aventuras y desventuras del barco.

acorazado aurora

De camino al barco y muy cerca de la parada de metro que parece un ovni y de la fortaleza se encuentra una gran mezquita la cual solo pudimos ver por fuera.

mezquita en san petersburgoparada de metro con forma de ovni

Muy cerca del acorazado Aurora se encuentra la cabaña de Pedro, la cual es considerada la primera casa de la ciudad. Es una pequeña cabaña de madera la cual solo visitamos por fuera. Cerca de ahí hay diversas tiendas donde comprar todo tipo de souvenirs a buen precio.

Tras esto, con toda la solana encima y algo cansados nos hemos puesto a buscar un sitio donde comer. Hemos caminado demasiado tiempo y estábamos muy cansados, sedientos y hambrientos y finalmente hemos ido a parar a una pizzería que nos hemos encontrado en el camino. Se llama pizza Ollis y el sitio estaba bien, las camareras eran muy simpáticas pero no hablaban ni palabra de ingles y de español ya ni te cuento. Nos ha resultado un poco complicado averiguar los ingredientes de la carta pero al final mediante gestos y risas hemos pedido. La comida no estaba nada mal, hemos tomado una sopa y una pizza.

A la hora de pagar no sabemos aun que ha ocurrido, pero nos han devuelto la tarjeta de crédito diciendo que había algún problema el cual un desconocemos, claro. Nos hemos asustado un poco porque si se nos fastidia la tarjeta la hemos liado. Al final hemos pagado en metálico y hemos seguido la ruta hacia un sitio llamado Strelka, que son unas columnas de color rojo , bastante grandes que se encuentran también la borde del río Neva, muy cerca de la fortaleza. Es un bonito sitio para hacer fotos, hay muy buenas vistas del Hermitage por detrás y de todo el cauce del rio, hay multitud de turistas y foráneos que acuden ahí a refrescarse metiendo los pies en el agua. Esta parte es la isla de Vasili y se puede ir a explorar otra parte de la ciudad. Cerca esta el estadio del Zenit de San Petersburgo, famoso equipo de futbol ruso. Es una zona más popular y muy animada, los precios son mas bajos en general y merece la pena acercarse ya que las edificaciones también son muy bonitas; destacan un par de iglesias que por ahí hay.

strelkahermitage desde strelka

Aquí fue donde definitivamente nos dimos cuenta de la cantidad de gente empleada en la ciudad: en una misma tienda es fácil que haya mas empleados que clientes. Entramos en una tienda de deportes de las cuales también hay aquí solo por el simple hecho de comparar productos y precios. La tienda viene a ser muy parecida a la que puedes encontrar aquí, y los precios no distan mucho. De repente andando por la tienda me percate de que había muchos empelados, pude contar en una misma zona más de 8 dependientes en un espacio no mayor a 300 metros cuadrados y la verdad, no había tanta demanda de personal como para eso. Esto unido a lo de las mujeres que trabajan en las escaleras mecánicas de los metros me hizo pensar que en Rusia existe aun un sentido del trabajo muy marcado y particular, parece algo heredado de la era comunista. Todos con una función, todos con un papel y con un empleo, al servicio de la sociedad. No se, quizás es exagerado pero eso me hizo pensar.

Luego bajamos hacia el malecón y anduvimos hasta la zona donde atracan los cruceros. De camino encontramos una preciosa iglesia ortodoxa que nos hizo entretenernos un rato contemplándola y haciendo fotos. Seguimos andando ya de vuelta hasta el malecón de las efigies y ahí nos sentamos un rato. Estábamos reventados, había sido una típica sesión de pateo made in Raquel y Miguel y es que si pudiera contar los kilómetros que podemos llegar a hacer andando en un viaje creo que nos sorprenderíamos y es que andamos mucho, muchísimo, en ocasiones demasiado pero nos gusta y es así como nos gusta descubrir la ciudad, aunque también sabemos hacer uso del transporte publico, pero sin abusar, solo lo necesario.

iglesia ortodoxa

Ahí en el malecón de las efigies(llamado así porque hay unas efigies que lo custodian) nos sentamos en unas escaleras que terminaban en el mismo río y yo aproveche para descalzarme y darme el gustazo (verdadero placer, lo juro) de meter los pies en las frías aguas del rio Neva. Desde luego uno de los momentos del viaje mas placenteros.

placer de pies

Tras esta pausa seguimos andando hasta el cruce del puente donde nos dirigimos hacia el teatro Mariinsky que por ahí cerca estaba. De camino fuimos buscando el pequeño palacio donde asesinaron a Rasputin, personaje muy famoso que tuvo mucha influencia en la dinastía de los Romanov y también famoso por su virilidad.

http://es.wikipedia.org/wiki/Grigori_Rasputín

No estábamos seguros de donde estaba pero en cualquier caso, por ahí estaba todo cerrado. Seguimos andando por el borde del canal hasta la catedral de San Isaac. Es una catedral enorme y tiene una de las cúpulas mas grandes del mundo a la cual se puede subir previo paso por caja, como no. La cúpula esta coronada por fuera por columnas y las vistas de la ciudad son de lo mejor. La catedral esta en una plaza donde se encuentran hoteles, cafeterías y restaurantes todo muy cerca del cauce del río y de la plaza del senado, famosa por albergar la estatua de Pedro el grande.

http://es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_San_Isaac

san-isaacdesde san isaac

Tras esto hemos seguido por el malecón hasta el almirantazgo en donde hay unos jardines y un agradable paso que lleva hasta el Hermitage. Ahí nos sentamos un rato, Raquel se moría de dolor en los pies y tras descansar empezamos a andar hasta el hostel. De camino no pudimos resistir la tentación de tomarnos un Café Frappe en un sitio que nos ha gustado mucho y que viene a ser el Starbucks ruso de nombre “coffehouse” en ingles (o al menos esa es la dirección web) que en ruso es algo así como KOpe xay3 (esto esta escrito en cirílico así que esta escrito de aquella manera). Encima nos ha salido uno gratis gracias a una promoción. Esto ha sido la guinda a un día muy fuerte en cuanto a kilómetros andados y cosas vistas.

<<< IR A DIA 3                                                                                  IR A DIA 5>>>